El limbo atemporal

Paloma Gómez desmonta, observa y comparte su arte. Fuente: Paloma Gómez

Paloma Gómez desmonta, observa y comparte su arte. Fuente: Paloma Gómez

RETRATOS DEL TIEMPO

Paloma Gómez Carrasco

Del 13 diciembre de 2012 al 30 enero de 2013

Arquitectura Ruzafa. Sala Expo

De lunes a viernes, de 12 a 14 h. y de 18 a 20 h.

C/Puerto Rico, 28. Ruzafa, Valencia

 

“Nuestra presencia es subjetiva cuando el tiempo pasado o imaginario ocupa sitio en nuestro presente”. El tiempo es un elemento que fascina a Paloma Gómez y con esta frase lo refleja de forma cristalina. “Retratos del tiempo” es la última exposición de la artista chilena en la Sala Expo de Ruzafa, en la que plasma sobre el lienzo diferentes fotografías mentales para que puedan ser interpretadas por cada visitante.

Porque cada realidad es individual: la fragmentamos, la dividimos en pasado, presente y futuro, la compartimos, la imaginamos, la interpretamos. Pero no existe una realidad igual para dos personas y esta es la razón de ser de “Retratos del tiempo”. Gómez lanza pensamientos, recuerdos, sentimientos, creaciones nacidas del subconsciente, también de lo irreal, para que los visitantes tengan la oportunidad de maquinar su propia percepción de las diferentes obras pictóricas. Cada persona gestiona su tiempo y moldea su realidad de una manera concreta y con ella sus experiencias y vivencias. Esto le permite crear su propia imagen del cuadro y poder compartirlo con el compañero de al lado, cuya apreciación le habrá aportado unos matices perfectamente combinables con los suyos. He aquí el maravilloso poder del arte, capaz de transformar lo burdo en magistral, pero también la belleza en horror, en función de la óptica que lo contempla.

Construcciones figurativas y abstradas centradas en la figura humana. Fuente: Paloma Gómez

Construcciones figurativas y abstractas centradas en la figura humana. Fuente: Paloma Gómez

Las construcciones figurativas y abstractas de Gómez se centran en la figura humana, la cual despieza, cual médico forense, para realizar un intenso análisis de contenido y de continente. Desmonta, observa y comparte. Así trabaja la artista chilena, que se aplica su metodología a ella misma a través de su cuaderno de bitácora (www.palomagomez.net), en el que se desnuda profesionalmente ante los amantes del arte: se muestra trabajando, ofrece el principio y el final de sus obras, los cambios que se producen desde su ideación hasta su madurez. La fragilidad del artista al descubierto.

Hay encanto estos días en la Sala Expo. No se exhibe una colección de obras más al uso con las que conseguir relaciones mercantiles vacías. Gómez ha impregnado cada lienzo de su vista, su olfato, su gusto, su tacto y su oído para ofrecer una parte de su realidad o de su imaginario y con ello preguntar: “¿qué ves tú?”. Porque el arte permite crear estados cambiantes, sin pasado, presente, ni futuro. Un limbo atemporal. Colores, formas, matices indefinidos, historias volubles marcadas por una sensibilidad y una calidad creativa sin límites.

Anuncios